De Anemica a Animica

A pesar de saber que la vida es finita y que el día certero puede llegar en cualquier momento, creo que todavía tengo delirio de adolescente.
Sí, yo soy de las que se cree muy fuerte, saludable y rozagante (y eterna)

Pues el mes pasado descubrí que por mucho tiempo venía sufriendo de anemia severa y que mis niveles de sangre estaban 7 grados por debajo de lo normal.

A pesar de este descubrimiento, yo seguía sintiéndome "bien"- A lo que mi doctor describe como costumbre a los síntomas- mi único síntoma era que mi estado físico estaba cada vez peor, pero yo pensaba que cansarme después de subir la mini rampita de mi oficina era normal!
Yo pensaba que toda esa preocupación de mi familia en Colombia era una exageración, que era una obsesión la de mi novio el quererme embutir todas las mañanas un smoothie de espinacas y atragantarme todas las noches con sus invenciones culinarias a base de remolacha y cuanta hierva rica en hierro encontrara en google.

Después de un mes en régimen alimenticio y pastillas suplementarias yo me sentía divinamente! todo ese trabajo duro había valido la pena. Regrese a hacerme los test de sangre y para mi sorpresa, solo había subido 1 grado. A ese paso me iba a coger el 2025 anémica y eso interfería con mis planes a mediano plazo.
Decidí entonces escuchar la voz de la razón (que no es la mía -claramente- sino la de mi padre) e ir por una transfusión sanguínea.


Yo de verdad no se en que estaba pensando todo este tiempo.
Primero, acepto que jamás me tome ni por un minuto en serio esta enfermedad. Yo investigaba y leía en mi médico google y no encontraba razones válidas para preocuparme mucho.
Segundo, Yo pensaba que si me sentía mal pues iba a urgencias y en 4 horas me hacían la transfusión y ya quedaba rozagante de nuevo.
Tercero, yo creía que a punta de hierro me iba a recuperar en 2 meses
Cuarto, Es que yo de verdad me sentía bien, yo estaba bien...

Pues sí, el martes por la mañana decidí ir a urgencias, pero como soy tan responsable mejor espere hasta las 6pm y terminar mi jornada laboral. Mis colegas insistían en que llamara una ambulancia que era la forma más rápida y efectiva de ser atendida en menos de 5 horas porque solamente las urgencias reales les ponían atención. Yo muy "guapita" decidí tomar un taxi y llegar allí por mis propios medios.

Después de 40 minutos esperando en urgencias y ensayando mentalmente mi actuación de enferma terminal, me atendieron en "triangulación" donde deciden que tan urgente es tu condición.
De nuevo para mi sorpresa y con tan solo mostrar mis exámenes de sangre recientes (yo muy organizada me fui con todo mi historial clínico) me remitieron con prioridad 3 (de un total de 6)
Confieso que allí empecé a preocuparme.

Después de ser casi vomitada por un par de enfermos, ver a dos familias llorar a sus muertos y escuchar 15 veces el mensaje "Estamos en labores de resucitación, la admisión de pacientes será suspendida" ya mis nervios estaban volados y el esmalte de todas mis unas iba por la mitad.
Finalmente el médico general me reviso y con cara de preocupación me remitió en ambulancia a otro hospital con un mejor equipo en la especialidad que yo requería.

Mi colega Toby, quien me estaba acompañando en toda esta historia, iba feliz tomándose selfies en la ambulancia, yo solo quería vomitar (porque además recordaba cuando a mi papa se le ocurría la maravillosa idea de recogernos en ambulancia en el colegio y al día siguiente mis amigas me hacían bullying)


Llegada al otro hospital, me pasearon en silla de ruedas por todos los pisos hasta llegar al bloque B3 donde según yo, iba a estar 4 horas y luego me iba para mi casita...

...3 largos y aburridos días después, termine exámenes médicos y 3 transfusiones sanguíneas.
Hoy mis niveles de sangre están 5 grados arriba, todavía me queda un poquito por subir pero ya de entrada siento que mi vida cambio trascendentalmente; ya no hay rampita que me canse, quiero subir escaleras todo el tiempo y probar que mi salud física está en su mejor momento.
Sigo con las hierbitas y las maticas todos los días, así también como con el suplemento y estos ánimos de quinceañera espero que me acompañen hasta mi cirugía en Octubre y de allí en adelante!



P.S: mil gracias a todas las personas que estuvieron pendientes de mi salud por estos días (la mayoría en la distancia pero de corazón conmigo), especialmente a mi adorada familia en Colombia por presionarme a cuidarme mas, a mi británico de ojos azules por cuidarme todos los días, a Toby por llevarme de la oreja al hospital y acompañarme todas esas horas mientras me admitían y a Cata por alegrarme un ratico con su visita.


Entradas populares