Melancolía

Entre todos los estados de ánimo opuestos a la felicidad, el que “más disfruto” es La melancolía; Pero la melancolía básica, no esa que tiene tendencia a la depresión.

A veces tengo esa necesidad masoquista de sentir dolorcito en el pecho, realmente no se en que consiste esta necesidad, no sé si es parte de la idea de sentirme viva, o si lo hago porque me ayuda a tener conversaciones con mi yo interior (usualmente muy filosóficas y/o éticas) o si simplemente busco algo de inspiración o si definitivamente me estoy volviendo loca.

Escojo la melancolía porque la nostalgia solo puede ser aplicada a recuerdos propios y, cuando yo me siento melancólica (usualmente con ayuda de música) es normalmente porque no pude ser partícipe de alguna obra/actividad/revolución/concierto/evento en épocas donde o yo todavía no estaba en los planes de mis padres o estaba demasiado pequeña para haber podido hacer algo.

Entonces a veces la melancolía se convierte en rabia, en impotencia y algunas veces lagrimeo y todo.

Al final, me muero de la risa porque me siento muy tonta y decido que mejor vivo feliz en el aquí y el ahora, aprovechando las obras/actividades/revoluciones/conciertos/eventos en los que si puedo participar… y bueno! Esto lo pienso hasta el siguiente momento de melancolía, donde vuelvo y busco una pequeña excusa para meterme debajo de las cobijas y mirar al infinito.

Entradas populares