Cronica 1 - Nov1/2016

Yo jamás me he ganado una rifa importante, nunca le atine al chance ni me llamaban de las emisoras en las que me había inscrito para algún premio. Igual siempre supe que la probabilidad de ganar era baja, así como la probabilidad de ganar el baloto es menor al 1%.

Casi la misma probabilidad de que el mioma que tenía en el útero fuera maligno, pero esta rifa de la vida si me la gane…


Mi primera semana con diagnóstico de cáncer:

En retrospectiva, perece que fue hace mucho tiempo, siento que han pasado meses desde el jueves pasado, cuando llego Peter a casa con cara de tragedia diciéndome que mi hermana necesitaba hablar conmigo urgentemente. Yo estaba durmiendo porque con eso del jetlag los horarios aun no los coordino.
Medio dormida solo le decía que no, que no quería hablar con nadie y que me dejara dormir, pero su extraña insistencia me hizo percatar de que algo raro (malo) estaba sucediendo.

Llame a mi hermana inmediatamente y por su tono de voz me di cuenta que nadie había muerto, pero aun no entendía que era lo grave que sucedía. Obviamente nunca pensé que se tratara de mi (las malas noticias sobre mi tendrían que salir de HK para Colombia y no al  contrario – según mi lógica)
Como buena psicóloga empezó a prepararme un poco, pero ciertamente ni la mejor persona del mundo tiene una táctica para dar este tipo de noticias. Mientras mi hermana encontraba la mejor forma de decirme las cosas, Peter me sobaba la mano y yo todavía no entendía nada.
Colgué el teléfono y entre en estado de shock: tiene que ser un error, es imposible, por que yo, que pude haber hecho para evitarlo, ahora que hago, voy a morir? Voy a vivir? Me voy a quedar calva? Que hago? Que hago? Q u e  H a g o?

Decidí dormir y negar ese hecho espantoso pero lastimosamente cuando desperté al siguiente día, el diagnostico seguía siendo el mismo. Empece a recibir muchos mensajes de amor de mi familia que me aterrizaban a esta cruda realidad y esa mirada desolada de Peter me recalcaba la gravedad del asunto.
Yo realmente tenía toda la teoría a la mano pero aun no me lo creía.
Como podía tener cáncer si el ginecólogo dijo que todo estaba perfectamente? Que la cirugía había sido un éxito y que el  mioma parecía bien?
Como podía tener cáncer si la probabilidad era menor al 1%
Como el patólogo podía estar seguro si ni siquiera podía identificar bien el tipo de cáncer en el tumor?

Busque algunas definiciones en google y me quede con eso. Siempre dije que el peor error de una persona enferma es asesorarse de yahoo respuestas y sus similares, así que no quería caer en el juego.

Hable con un patólogo muy reconocido quien resolvió todas mis dudas y me dio un parte de tranquilidad.
Fui a mi cita con el gineco-oncologo quien volvió a dejarme en el limbo. Su única sugerencia era remover el útero y no contento con eso me lo recordó y recalco unas 13 veces como única opción sin darle nada de importancia al hecho que Peter y yo habíamos decidido tener hijos el próximo año. Yo entiendo que su prioridad es mi bienestar, pero mi salud emocional es parte de mi bienestar y su forma de preguntarme “para que quiero mi útero” no ayudo mucho. De todas formas, es claro que lo principal es tratar de pasar este episodio y los hijos ya vendrán propios de otra panza o de otros papas.

Gracias a la presión de Peter, el médico me envió exámenes adicionales de sangre y tomografías, mientras esperamos las nuevas pruebas de patología del doctor reconocido de Bogotá.

Fui a hacerme el PET-CT scan. Es un examen en el que te inyectan un líquido radioactivo y te dejan en reposo por 1 hora para después inyectarte el contraste y meterte en la maquina por aproximadamente 15 minutos. La única sensación que tienes con la segunda inyección es que ardes en llamas y sientes como fuego al exhalar. También tienes una leve y corta sensación de que te estuvieras orinando o que te saliera humo por la vagina (no es tan desagradable como suena)
El miedo de Peter es que mis pedos fueran radioactivos todo el día!

Las muestras de sangre están siendo analizadas en el hospital, pero normalmente (según el doctor) no se evidencia nada a menos que los niveles sean exageradamente altos. De serlo así dijo que me llamaba.
Pues al siguiente día hábil y mientras almorzaba, recibí una llamada del hospital indicando que el medico quería adelantar mi cita 5 días porque quería hacerme un MRI, confieso que casi muero infartada encima de los platos de bamboo del Dim Sum que comía. La persona que me llamo dijo que esa era toda la información que tenía y yo solo podía pensar que la metástasis era inminente y que me quedaban 2 horas de vida.
Llame a Peter desconsolada quien a su vez entro en pánico, lo hablamos por un par de minutos y justo antes de colgar me dijo “ayyy no Amor, ya se!!!! Es que yo llame esta mañana a pedir que te adelantaran la cita para coordinar un MRI y les dije que por favor resolvieran todo hoy mismo”
Creo que si hubiera tenido a Peter a mi lado le habría pegado un cocacho gigante que lo hubiera mandado al hospital también.

Después del shock de la llamada y haber reído un poco al respecto, decidí finalmente indagar un poco más en el tema del cáncer de útero online, hacer un poco de research y aterrizarme a la realidad. Entre en pánico, cancele una cena que tenía con una vieja amiga que está de visita en Hong Kong. Empecé a ver las estadísticas de supervivencia que no son nada alentadoras para este tipo de cáncer y empecé a lagrimear creo que por 3ra vez desde que me di cuenta.
Esta vez sentí todo más real, más grave, más desalentador. Al poco tiempo me recupere anímicamente pero ciertamente lo único que quiero es estar en cama, abrazadita y segura.

A lo  largo de estos días yo he decidido hablar abiertamente de mi condición. Me interesa sentirme querida, acompañada así sea en la distancia.
Mi familia ha sido (como siempre) incondicional, mis amigas de Colombia hermosas como siempre. Mi jefe y colegas que saben han sido reconfortantes y mi media naranja ha sido el apoyo personal más grande que puedo tener.
A cada persona que le cuento, quiero que vea lo tranquila y positiva que estoy. Sé que es difícil saber que decir en situaciones como estas. A las personas que les he contado les di autorización de hablarlo con quien quieran; a mi realmente no me molesta y entiendo que uno quiere comentarlo, sacarlo.
Yo sé que todos solo quieren ayudarme, a veces realmente no lo hacen con algunos comentarios crudos que hacen, pero a mí me da un poco de risa porque yo sé que si estuviera en su situación, tampoco sabría cómo reconfortar al enfermo.
Me parece también interesante que la palabra “cáncer” sea tan difícil de decir, parece una especia de “Lord Voldemort” (por eso de que no debe ser nombrado) pero yo creo que es mejor llamar a las cosas por su nombre.

Espiritualmente estoy con más dudas existenciales que siempre. No sé si debo acercarme más a Dios, creer más en la ciencia, en las energías, en mi cuerpo.
Estoy pidiéndole a Dios como siempre lo he hecho (creo que esto le queda mejor a mi mama y mi hermana)
Estoy escuchando sanaciones del útero, música para meditar y este tipo de cosas en mi horario de oficina (creo que me tranquiliza un poco)
Estoy hablando con mi cuerpo todo el día, tratando de conectarme con mi útero, agradeciéndole, perdonándonos, despegándonos.
Estoy buscando información de terapias alternativas con alimentos y sales, escuchando sugerencia también.
Estoy tratando de reír todo el día, de permanecer positiva pero a veces tengo mis caídas, especialmente cuando despierto todas las mañanas y recuerdo la realidad.

Y estoy tratando de no morir de tedio en esta espera de resultados que parece eterna.

Beso
Di

https://www.gofundme.com/ayudemos-juntos-a-di?ssid=833464438&pos=1

Entradas populares