HISTORIAS DE OFICINA

Hay cosas a las que no logro acostumbrarme. Por mucho que me repito que tengo que aceptar las diferencias culturales, eso de que me estén eructando en la nuca no me apetece aceptarlo.
Yo definitivamente creo que el señor Carreño jamás pasó con su urbanidad por tierras orientales.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Para los que no saben, empecé a trabajar en una empresa local hace casi 3 meses (ya voy a pasar la etapa de prueba, yayyy!). Al ser la única extranjera, tuve una primera semana bastante difícil donde me tocó valerme de mi memoria (y yo con Alzheimer en los genes) para recordar los comandos de todo el paquete de office, pues la persona encargada de sistemas no venía hasta la siguiente semana y claramente mi computador tenia instalado toditico en cantonés.

Después de hacer todo lo que uno hace en un primer día de trabajo; leer el manual 50 veces, inspeccionar a cada uno de los colegas y determinar quién podría ser un amigo potencial, descubrir el baño y la cafetera (este punto incluye evaluar el tipo y marca de café), tomar mil tazas de café para luchar contra el sueño y la pereza de haber estado de "vacaciones" por X tiempo. Bueno, después de todo esto, aun eran las 11 am y me di cuenta que nadie me había hablado, que ni siquiera me habían presentado socialmente.
Yo había llegado con mi cara de pastel lista para hacer amiguitos nuevos, pero ya tenia tic en el labio de forzar las sonrisa (ya saben, suelo ser un poquitico mala carosa)
Finalmente me presentaron públicamente, pero la cosa no cambió de ahí en adelante; al contrario, me di cuenta que trabajaba con una manada de robots que no hablaban y el único ruido humano que emitían eran los eructos.

Después de varias semanas trabajando en esta oficina y viendo la rotación tan alta de personal, entendí lo que mucha gente me había dicho; en Hong Kong existe casi, casi pleno empelo y por esta fecha cuando ya han pagado el bono anual (se paga entre febrero y abril) todo el mundo empieza a cambiar de trabajo y, aquí si que se usan esos 3 meses de prueba para decidir si se quedan o no.
Debido a esto, las empresas no se esfuerzan mucho en proporcionar entrenamiento o gran acompañamiento, así que yo los 2 primeros meses me sentí como un champiñon (pero de los bonitos!)

Las cosas han cambiado un poco (excepto lo de los eructos que ocurren desde las 8:30 am hasta las 6pm) ya he encontrado un grupo de amigos con lo que hasta sindicato he querido organizar (pero es ilegal en este país). Ademas ya me invitaron al próximo super evento social (ir a un karaoke ---Esta historia merecerá un post propio) y ya he aprendido un par de palabras nuevas en cantones!

Ademas, podría ser peor. La semana pasada estuve en China y al llegar a la recepción de la empresa que estaba visitando, me encontré con 5 policías tomando la siesta, un borracho acostado en una cama improvisada compuesta por 2 sillas, el piso lleno de vidrios y un olor a borracho trasnochado único...
...Creo que me quedo con los eructos en el cuello y un piso libre de vidrios y borrachos ;-)


Entradas populares